s Silvia Camacho - Intervención Personalizada

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Más Información Acepto

Intervención Personalizada


La intervención psicológica tiene como principal objetivo la mejoría y el bienestar de la persona, ayudándole tanto a prevenir trastornos como a solucionar problemas ya instaurados.

También ofrece orientación en la toma de decisiones, así como ayuda en el desarrollo de capacidades o relaciones personales.

Por medio de esta intervención se fomenta la salud psíquica y física.

EL PROCESO

La relación terapéutica se basa en tres factores indispensables que, desarrollados de forma adecuada, facilitarán el cambio o la mejoría del cliente:

- El vínculo entre terapeuta y cliente
El cliente debe sentir que el terapeuta es una persona cálida y comprensiva.
- Los objetivos
Es fundamental que el cliente y el terapeuta estén de acuerdo en los objetivos a asumir en la terapia.
- Las tareas
El cliente es el que realmente va a llevar a cabo el cambio, por lo tanto, éste ha de entender qué ha de hacer y por qué. Dichas tareas deben estar adaptadas al cliente y su problemática específica.

EL PROCESO


ORIENTACIÓN

El principal modelo de intervención utilizado en las sesiones es el cognitivo-conductual, aunque la particularidad del caso puede exigir una orientación experiencial centrada en el cliente o sistémica individual y/o familiar.
Adoptamos un modelo integrador en psicoterapia , escogiendo de cada orientación los puntos fuertes, individualizándolos en cada caso o psicopatología concreta.

¿En qué consiste la terapia cognitivo-conductual?
Esta terapia ayuda a comprender cómo la persona piensa sobre sí misma, los demás y sobre el mundo que le rodea. Lo que hacemos afecta a nuestros pensamientos y sentimientos.

Básicamente se centra en el “aquí y ahora” y ayuda a resolver problemas y dificultades cambiando la forma de pensar (cognitivo) y de actuar (conductual).

Consta de tres etapas:
- Evaluación o conocimiento de la persona.
- Tratamiento, aplicando las técnicas dirigidas a lograr un cambio beneficioso.
- Seguimiento, orientado a mantener los cambios y prevenir recaídas.